Las chicas raras no tienen voz: una interpretación de Adiós María de Xohana Torres

El retrato del Conde de Lemos y sus hermanos en las Tragedias de amor (1607) de Juan de Arce Solórceno
21 Enero 2016
Davant del Rei de Suecia: lo irónico de la alta poesía según Quim Monzó
21 Enero 2016
Las chicas raras no tienen voz: una interpretación de Adiós María de Xohana Torres

Número: ITINERARIOS, Vol. 21/2015

Autor(es): Ana Garrido González

Artículo: Ver PDF

 

Resumen:

La historia de Galicia ha estado tan marcada por las sucesivas y continuas migraciones, que se ha usado innumerables veces a la mujer que espera como metáfora de la nación subalterna. Pero detrás de esas fi guras penelopianas hay cuerpos, hay mujeres. Desde la sección dedicada a las viudas de vivos de Follas Novas de Rosalía de Castro hasta hoy no son pocos los textos en los que surge una subjetividad no prevista cuando la nación subalterna se encarna en una mujer con nombre propio. Estos textos se centran en la situación durísima que vive la mujer y le devuelven la voz que la mitifi cación y la descorporeización les ha arrancado. María Briz, la narradora de Adiós María de Xohana Torres, es uno de esos casos. María es la huérfana de vivo que espera el regreso de sus padres emigrados pero es también, en mi opinión, una de esas protagonistas-lectoras que se convierten en “mujeres raras”, desviadas de la norma y el antecedente de la Penélope navegante, la que ya no espera y se echa al mar, que surgirá años despúes en la obra de Xohana Torres.

Palabras clave: 

nación, emigración, Xohana Torres, Penelope, huérfana de vivo