La panza del ozomatli: reminiscencias posclásicas de las figuras barrigonas

Animales y sexualidad en Mesoamérica: algunos apuntes
21 enero 2016
Truhanería y sexualidad: techalotl entre los nahuas prehispánicos
21 enero 2016
La panza del ozomatli: reminiscencias posclásicas de las figuras barrigonas

Número: ITINERARIOS, Vol. 21/2015

Autor(es): Jaime Echeverría García

Artículo: Ver PDF

 

Resumen:

Un tema escultórico del periodo Preclásico Medio o Tardío en la costa del Pacífico corresponde al “estilo barrigón”, el cual consiste en cabezas o esculturas de cuerpo completo elaboradas en piedra, de rasgos faciales obesos y una gran barriga. Este estilo persistió durante el Clásico en Teotihuacan y otras áreas, aunque se le dotó de mayores atributos iconográfi cos. Misteriosamente, desapareció en tiempos posclásicos. Se sugiere que los rasgos físicos y muy posiblemente los signifi cados de las esculturas barrigonas permanecieron en la fi gura del mono durante el Posclásico, debido a que su representación física y complejo simbólico fue similar al de aquellas esculturas: se le representó barrigón y estuvo asociado a la fertilidad, el exceso, la muerte, el pulque y posiblemente la decapitación, entre otros aspectos. El exceso sexual fue especialmente atribuido al mono, tal como se muestra en los códices que lo vinculan con el transgresor y el excremento, y que lo representan mediante una postura corporal relacionada con la inmoralidad. La carga negativa del signo de día ozomatli estaba inclinada al comportamiento sexual inmoral. De igual manera, el simio fue concebido como un animal seductor y amante de mujeres. Este ámbito de la sexualidad desbordada fue compartido por las figuras barrigonas, por lo menos en Teotihuacan y el área maya.

Palabras clave: mono, esculturas barrigonas, fertilidad y exceso sexual, larga duración,
Mesoamérica