Claves de la simbiosis mar-personaje en La isla y los demonios de Carmen Laforet

Itinerarios n.º 26
10 julio 2018
Poderoso caballero es don Dinero. Las metáforas del simulacro y desengaño en auxilio de los actuales discursos españoles de la crisis
10 julio 2018
Claves de la simbiosis mar-personaje en La isla y los demonios de Carmen Laforet

Número: ITINERARIOS, n.º 27/2018

Autor(es): Francisco J. Quevedo

DOI  10.23825/ITINERARIOS.27.2018.01

Artículo: Ver PDF

Resumen:

Carmen Laforet (Barcelona, 1921-Madrid, 2004) ha sido una de las escritoras más importantes del siglo XX en España. Su literatura muestra un particular interés por la naturaleza, destacando su vínculo con el mar, como observamos en La isla y los demonios (1952). Su ciudad natal, Barcelona, le aporta la cultura del mundo marítimo mediterráneo. Por otro lado, cuando la autora tiene dos años su familia se traslada a Gran Canaria, donde vive hasta su regreso a Barcelona en 1939; su estancia infantil y juvenil en la isla le da el conocimiento de la atlanticidad. La isla y los demonios es la segunda novela de Carmen Laforet, después del éxito de Nada (1945), ganadora esta del primer Premio Nadal. El relato de La isla y los demonios se ubica en la isla de Gran Canaria, y si bien las alusiones biográficas no son exactas se relacionan con las vividas por la autora. La protagonista, Marta Camino, es una joven de espíritu libre cuyo padre ha fallecido y cuya madre ha enfermado. Su rebeldía entronca con un sentimiento de cercanía con la naturaleza, en la que adquiere gran relevancia el espacio del mar, con toda su simbología, que para la joven viene a connotar la armonía y la libertad para huir y dejar atrás los demonios de la isla.

Palabras clave: 

Carmen Laforet, novela, personaje, espacio, mar